Hypatia

 

 

Hija del matemático y astrónomo griego Teón de Alejandría, Hypatia había nacido entre el 355 y el 370 de nuestra era. Si inusual había sido su vida dada su condición de mujer en la época en la que le correspondió vivir, no menos lo fueron las circunstancias en las que le fue arrebatada

Filósofa, matemática y astrónoma, impartía clases sobre los clásicos pensadores como Platón y Aristóteles siendo con frecuencia consultada. 

Sócrates el Escolástico escribiría sobre ella décadas tras su muerte:

 

“Llegó a tal grado de cultura que superó a todos los filósofos contemporáneos, heredó la escuela platónica que había sido renovada en tiempos de Plotino, y explicaba todas las ciencias filosóficas a quienes lo deseaban. Por eso quienes deseaban pensar de modo filosófico acudían hacia ella de todas partes”

 

Fiel aún a sus creencias y cultura helenísticas, Hypatia se granjeó la enemistad e incluso la envidia de sus colegas contemporáneos; se decía además que superaba a su propio padre en cualquier materia compartida, más si cabe en la cantidad de discípulos.

 

Y no sólo en el ámbito educativo, sino que además, Hypatia fue muy aceptada dentro de la clase política y el pueblo la respetaba en gran medida.

Alejandría

Pero no sólo el ámbito académico extendería su sombra sobre la cabeza de Hypatia; la intolerancia de la Iglesia liderada por el obispo Cirilo de Alejandría sobre los paganos que se habían negado a abrazar la fe cristiana sirvió de excusa para que, en marzo del 415 se desatara la catástrofe.

Las actividades docentes de Hipatia fueron calificadas por Cirilo como herejes con frases como “Enseñar supersticiones como verdad”, enarbolando a los fanáticos para alzarse contra ella de la manera más cruel. Hay fuentes que opinan que uno de los motivos principales del obispo para su ira, además de la propia envidia, fue la amistad de la mujer con Orestes, prefecto de la ciudad con quien la Iglesia y en concreto el obispo ha tenido algunos altercados, siendo Orestes malherido.

El Asesinato

 

 

Hypatia era virgen, siempre había abogado por el celibato; en las costumbres de la época, una virgen no podía ser asesinada por lo cual, en primer término fue violada tras ser acorralada por monjes fanáticos a la puerta de su casa y arrastrada hasta el interior de una iglesia.

Allí fue desnudada, su carne desgarrada con trozos de teja y conchas para después, su ya cadáver fuera descuartizado y arrojado al fuego.

Orestes solicitó una investigación de los hechos a Roma, pero nunca llegó. Huyó de Alejandría mientras Cirilo, quien curiosamente sería canonizado aseguraba que Hipatia se encontraba viva en Atenas.

La muerte de Hipatia fue también la muerte de la enseñanza platónica no sólo en Alejandría, sino también en el Imperio romano.

Pensamiento de Hypatia
Enlaces relacionados

Misterios de la Antigüedad

Translate »