Nefertiti

 

Esposa real de Amenofis IV, conocido también como Akenaton, Nefertiti vivió hace aproximadamente 3.500 años y, aún siendo una de las más famosas féminas de la corte egipcia, poco se conoce de ella salvo pequeños vestigios de su vida conyugal.

Inicios de su reinado

 

Como consecuencia del nuevo periodo religioso creado por su esposo, el cual eliminó el culto al dios Amón para consagrar su vida a la nueva divinidad llamada Atón, ambos adaptaron sus nombres, siendo llamado Akenaton, (“Servidor de Atón”) y Neferneferuatón-Nefertiti (“Bella de las Bellas de Atón – la Bella ha llegado”).

Akhenaton
  1.  
En honor al nuevo dios del disco solar Atón, Akenaton fundó una nueva capital.
Cierto es que el monarca alimentó el descontento de los seguidores y sacerdotes de Amón y ganó a pulso que se le catalogara de hereje.
 
El papel que Nefertiti protagonizó en la capital de la nueva corte de Amarna sólo podemos conocerlo a través de las representaciones en las que aparece junto a su esposo en clara apariencia de iguales, a diferencia del resto de las parejas reales.

Campaña de Marketing

 

Incluso el arte en el que eran representados cambió radicalmente, siendo más realista tanto en pintura como en relieves y escultura. Todo podría ser explicable si aplicamos una clara intención de deslumbrar a través de la publicidad. Las claras manifestaciones de afecto de la pareja, su vida cotidiana e incluso íntima.

 

Pudiera ser también dar a conocer a la reina? Porque no se han encontrado vestigios de un pasado anterior a su reinado; ni siquiera cual fue su nombre anterior. En los relieves aparece una hermana menor llamada Beneretmut que les acompaña. Se apunta a que su padre pudiera ser Ay, quien más tarde sucedería como faraón al malogrado Tutankamón, hijo de Akenaton y  Kiya, una de sus esposas y hermana.

Akhenaton y Nefertiti
 
Existen estudios sobre restos reutilizados de las representaciones de la pareja real que sugieren una cogobernanza de los esposos. El tocado que sostiene sobre su cabeza la reina pertenece en realidad a un faraón. 
¿La idea del cambio del dios oficial del país fue gestado por ambos? Lo cierto es que cara al pueblo la pareja real era el nexo entre Atón y el pueblo, ellos tenían la función de  interceder, funcionando como una divinidad.

Extraña anatomía

 
Una curiosidad sorprende a los arqueólogos, y es la anatomía representada en las figuras de los esposos. Akenaton es presentado con una figura femeneizada; rasgos faciales estirados, pómulos, largos brazos, vientre abultado y amplias caderas. 
Nefertiti por su parte, representa un nuevo estilo con su tocado y peinado de corte masculinizado. La reina llegó a tener seis hijas, pero ningún varón.

Los restos de Nefertiti

 
Tras la muerte de Akenaton, el culto a Amón volvió a Egipto de la mano de su sucesor Tutankamón quien vivió hasta los 19 años sufriendo una muerte inesperada. En noviembre de 1922 fue hallada su tumba asombrosamente intacta, repleta de auténticos tesoros en los que quedaron pistas de su precipitada preparación. 
Desde su famosa mascara hasta los detalles tallados en el propio féretro delatan haber sido modificados puesto que deberían haber sido utilizados para una mujer. 
Tutankamón
 
¿Esa mujer iba a ser Nefertiti?
El plazo para el proceso de momificación del cadáver y su posterior enterramiento era en aquella época de 70 días, plazo materialmente imposible de cumplir partiendo de cero; eso lleva a la certeza de que, el 80% de los objetos fueron modificados para la ocasión.
Una tumba encontrada en el Valle de los Reyes y catalogada como KV 55 fue encontrada vacía, probablemente saqueada hace muchos siglos. En ella se podían leer los nombres de Akenaton y de su madre Tiy, pero ninguna mención a Nefertiti.

El busto de Nefertiti

 
 
Encontrado en el taller del escultor Tutmmose en Amarna en 1912, el busto de Nefertiti consta de un núcleo de piedra caliza recubierto de estuco para ser pintado. Medio 50 cms. con un peso de 20 kgs., careciendo del ojo izquierdo.
En ocasiones se ha puesto en duda su autenticidad, pero curiosamente, un tocado encontrado en las pertenencias del busto de Tutankamón dos décadas más tarde hacen tambalear esa hipótesis, además de reforzar la creencia de la propiedad inicial de su tumba.
Nefertiti
 
El misterio de la ubicación de su tumba probablemente se desvele a medida que sea descubierto el 70 por ciento restante que la arena del desierto oculta sobre el Valle de los Reyes.
 
 

Poema de Akenaton

“Reina de las arenas que a tus pies se desborda el Nilo. Amárrame a tus cadenas que la vida es como es pero vivo pendiente del hilo que me alarga las esperas. Que todo mi reino daría por esas caderas y por ese cuello que es la romería de mi boca desbocada. Y deshojaré el velo que esconde tu mirada bajo el clamor de tu cabello al viento para entre Karnac y Luxor peregrinar por el amor y el perfume de tu aliento. Mi reina, yo te daría la fuerza de los dioses el compás de una letanía, un imán entre la distancia y los roces, un perfume en la fragancia de esta calma enloquecida. Y por ti perdería la vida naufragando en tu belleza y tu calor. Y tal vez no tenerte sería mendigar con riquezas carentes de valor. Nefertiti, desliz de una sábana en celo, corazón de un final feliz y reina de los mares del cielo. El edén y el infierno trepanan memorias desempolvan antiguas quimeras como la decepción y la gloria y ese carruaje que ojalá no volviera…”

 

Misterios de la Antigüedad

Enlaces relacionados

Translate »